Gastronomía francesa

Vino y queso francés

No podemos negar que Francia tiene una excelente reputación en cuanto a gastronomía se refiere. Muchos son los prestigiosos chefs que han salido de las cocinas de restaurantes franceses pues tradición entre fogones tienen, y mucha.

Si hay algo que tenemos que tener en cuenta a la hora de conocer la gastronomía francesa es que es muy diferente en cada una de las regiones de Francia. Cada una de ellas destaca por ingredientes o platos característicos, siendo por tanto un viaje alucinante recorrerlas todas para probar lo más típico de cada una de ellas.

Gastronomía por regiones de Francia

En Alsacia-Lorena encontramos una gran tradición por los grandes banquetes y festines. Aquí, los platos son contundentes, y podemos encontrar especialidades como el choucroute (col, patatas y bacon) o la más que famosa Quiche Lorraine, a base de bacon, jamón y queso.

En esta región también son muy de dulce, por eso no pueden faltar las tartas de manzana ciruela y arándanos o los famosos brioches alasacianos.

En Aquitania el pato toma un protagonismo absoluto; y es que estamos en el lugar perfecto para probar el famoso foie gras francés o el magret de pato, pero, además, la cocina de Aquitania nos regala platos como la garbure (sopa de col espesa) o la famosa pularda Enrique IV, un plato a base de gallina.  Para regar todos estos platos nada como el vino de Burdeos o Bergerac, o bien licores de nuez, ciruela y frambuesas, que también son muy populares.

¿Te gusta el queso? Debes viajar entonces a la región de Auvernia; y es que aquí se produce ¼  del total de la producción de quesos franceses con DOP. Encontramos así el Saint Nectaire, el Bleu d´Auvergne, Fourme d´Ambert, Salers y Cantal.

No te dejes engañar, aunque el queso aquí es fundamental en muchas recetas, hay otros ingredientes clave como las legumbres, concretamente la lenteja verde de Le Puy-en-Velay. Y si te gusta la carne, tampoco tendrás problemas, pues la charcutería de esta región es envidiable. Además, la carne aquí se adereza con frutos locales como la avellana, arándanos o castañas.

Por su ubicación, la región de Bretaña es la ideal para probar pescados y mariscos. Es más, aquí es posible probar algunas de las otras más deliciosas del mundo. Imprescindible la cotriade o sopa de marisco, pero también dulces como los crêpes o el pastel far.

Crepes

La región de Borgoña se vincula a los vinos y a la carne roja. No podremos perdernos por tanto la ternera borgoñana o el asado de ternera. Pero, además, también hay otros productos típicos que son altamente recomendables en este lugar, como los caracoles y la archiconocida mostaza de Dijon.

Además de castillos, el Valle del Loira nos ofrece ingredientes como las lentejas verdes o el queso de cabra crotin de chavignol. Sólo es un comienzo, quizá lo mejor aquí esté en el postre; y es que esta es tierra de delicias como la tarta Tatin, una tarta de manzana invertida realmente deliciosa.

No podemos irnos de este país sin probar su Champagne, y lo cierto es que el mejor lo vamos a encontrar en Champagne-Ardenne. Además, en esta región destacan otras especialidades como los bizcochos de Reims o el jamón de las Ardennes.

En Languedoc-Roussillon, además de cocinar con aceite de oliva, gustan mucho de las especias aromáticas, que estarán presentes en todos sus platos. Estos platos son realmente variados, desde caracoles, aves e incluso verduras.  Pero, además, también cuenta con especialidades del mar que no deberían faltar en nuestra mesa, como los mejillones de Bouzigues o las tielles de pulpo.

En Midi Pyrenees también encontramos especialidades con pato, como el foie gras o el confit. Pero, además, también podremos degustar el pato a l´albigeoise o el famosísimo queso roquefort, que se fabrica en la región de Millau.  Si somos amantes del vino, aquí encontramos dos opciones con denominación de origen bastante interesantes, como Cahors y Bergerac.

La región de Nord Pas-de-Calais-Picardie es famosa por su cocina a base de sopas, como la de pescado del Touquet, pero también es famosa por sus platos a base de conejo, pato o anguila.

Llegamos a Normandía, un buen lugar para probar un sinfín de quesos y dulces como el caramelo de Isigny. Además, aquí hay buenos licores como el Calvados, y otras bebidas como la sidra; y es que las manzanas de la región son bastante famosas.

quesos franceses

¿Qué deberías pedir si viajas por la Provenza-Alpes-Costa Azul? Si eres amante de los quesos, aquí también encontrarás unos cuantos de calidad, pero, además, es un buen lugar para probar las fresas de Carpentras o los higos. Además, las aceitunas aquí también son frecuentes, encontrándolas en muchos platos como por ejemplo la tapenade (puré de aceitunas negras, alcaparras, anchoas y atún).

Finalmente, en Rhone-Alpes podrás degustar algunos de los platos más internacionales de la cocina francesa, como puedan ser la fondue o las raclettes. También es muy común el gratin dauphinois a base de patata, huevos y leche. Y si prefieres dulce no te olvides de los Nougat de Montelimar o los Marrons Glacés.