Desgraciadamente, Bélgica se vio duramente castigada en el transcurso de la Primera Guerra Mundial. Inesperada protagonista de aquel evento bélico, los belgas se consideraban neutrales ante el enfrentamiento entre franceses y alemanes. Sin embargo, su posición estratégica la colocaba en primera línea del frente como punto vital en el rápido avance que el ejército alemán planteó con el Plan Schlieffen para invadir Francia y hacerse con París.

Sucesivamente fueron cayendo Lieja, tras ser sitiada, Charleroi, Namur y Mons, en la región de Valonia, y aquel primer año de guerra de 1914, se convirtió en una carrera hacia el mar, un rápido avance tanto de franceses como alemanes por llegar hasta el Canal de la Mancha y el Mar del Norte. El campo de batalla se trasladó hasta Flandes desde las regiones francesas de Picardía y Artois. Desde la costa belga en Nieuwpoort, pasando por Brujas, Gante, y la más castigada, Yprés, todo el territorio flamenco se convirtió en un laberinto de trincheras en las que las más absurdas atrocidades se iban cometiendo.

Recién cumplidos los cien años del comienzo de la Gran Guerra, hoy todos aquellos campos de batallas pueden visitarse. Hoy día se pueden visitar tanto el gran cementerio alemán ubicado en Vladslo, como el de la Commonwealth, Tyne Cot. También es posible vivir en primera persona la estancia en una de aquellas trincheras en las afueras de Diskmuide, donde se encuentra la denominada “trinchera de la Muerte”, o asistir a la conmemoración diaria que se celebra cada tarde bajo el arco del triunfo en la ciudad de Yprés.

Viator ofrece en exclusiva el siguiente tour

“Visita privada a los campos de batalla de la I Guerra Mundial de Flandes desde Bruselas”

Se trata de una visita privada (no en grupo), por lo que os recogerán en un coche de lujo en el hotel para hacer esta excursión que durará aproximadamente unas 12,5 horas. De camino a los campos de Flandes, el guía local os irá contando hechos de aquella guerra relacionados con Bélgica (en inglés), antes de llegar a la primera parada y visita, el cementerio alemán de Vladslo. Desde allí marcharéis hacia Diskmuide para visitar la mencionada trinchera, y luego a Passchendaele, donde hubo una cruenta batalla, y en cuyas cercanías se encuentra el cementerio de Tyne Cot. Se visitará también una fábrica de quesos cerca y luego se va al bosque de Poligon en el que hay un monumento en recuerdo de los soldados caídos allí. Cerca se encuentra la granja donde se escribiera el famoso poema “In Flanders Fields”. Por último la visita a Yprés, donde hay tiempo para cenar algo antes de asistir a las 20 h. al Last Post, la ceremonia de conmemoración de la guerra. Además, al tratarse de una excursión privada, el guía puede ajustar el itinerario a sus deseos siempre que el horario, 12,5 horas, sea el mismo.

 

Address

Address:

-

Telephone:

-

Email:

-

Planificar mi ruta

Leave a Review

Grado de satisfacción
Publishing ...
Your rating has been successfully sent
Please fill out all fields